Carrito de la compra

No hay productos en el carrito.

Qué son los pies planos

¿Tienes un problema? Ponte en contacto con nosotros y pide presupuesto sin compromiso

Contacto

Qué son los pies planos

Los pies planos se han convertido en una de las afecciones más comunes entre los niños y adultos. Por fortuna, tiene tratamiento temprano y se puede arreglar desde bien pronto si se coge el problema a tiempo.

Durante los primeros años de vida de los peques, es habitual que tengan el pie totalmente plano. A partir de los 3 o 4 años, es cuando empieza a aparecer el arco. Pero, si tal cosa no sucediera, es evidente que hay un problema, y que debemos poner solución cuanto antes.

Descubre qué es el pie plano

Dicho esto, el pie plano aparece cuando el arco de la parte interna está aplanado, por lo que toda la planta toca el suelo cuando el individuo está de pie. Y esto es un problema que hay que solucionar.

Muchos trastornos físicos de piernas, espalda e incluso musculares, tienen su origen en los pies. De hecho, alguien con pies planos tiene amplias posibilidades de desarrollar afecciones relacionadas con la movilidad, ya que esta deformidad altera la función del pie.

Los síntomas

Dicho esto, y sabiendo que puede ser origen de diversos problemas y trastornos, sepamos cuáles son los síntomas. Así, si se presenta uno de ellos, varios, o bien todos, sabremos que puede haber un trastorno plantar, por lo que podremos poner solución cuanto antes, a ser posible, durante la infancia, momento en que es más sencillo de solucionar:

  1. Dolor, calambres y sensibilidad especial en la zona de los pies.
  2. Inclinación del talón hacia afuera.
  3. Dolor en el dorso de cada pie y también en la musculatura plantar.
  4. Cambios en la forma de caminar. También puede presentar torpeza al andar.
  5. Dolor en las rodillas, en la espalda, en las piernas e incluso en la cadera.
  6. Problemas para vestir el calzado, en especial, cierto tipo de zapatos.
  7. Se reduce la energía cuando se participa en actividades físicas.
  8. También se crea cierta inestabilidad en los tobillos y en la zona de los pies.

Como hemos comentado, pueden presentarse uno o varios de estos síntomas. Lo importante es trabajar sobre ello para que no queden afectadas otras estructuras orgánicas, de forma que no puedan desarrollar patologías más graves en el futuro.

Recordemos que los pies planos que no son corregidos pueden acabar favoreciendo la aparición de trastornos como artrosis, artritis reumatoides y otras alteraciones neurológicas.

El tratamiento

De ahí que, desde muy temprano, sea necesario un estudio biomecánico de la marcha y la realización de pruebas que nos muestren que haya alteraciones funcionales o morfológicas. Cuanto antes se actúe con el tratamiento, mejor para reducir las ramificaciones del problema.

Plantillas

El uso de plantillas u ortesis plantares es el más común para el tratamiento de los pies planos. Ahora bien, no es lo mismo corregir que paliar. Quiere decir que, si se aplican pronto, cuando el pie todavía es joven, se podrá corregir el trastorno. Sin embargo, más adelante, en un pie adulto y formado por completo, solo se podrá paliar el problema.

En cualquier caso, las plantillas permiten mejorar el apoyo, para lo que distribuyen las cargas de forma homogénea para realinear las alteraciones de la estructura.  De esta forma se mejoran los ejes estáticos y dinámicos de las piernas.

Pero, recuerda, en fase de crecimiento, la corrección puede llegar a ser total. En fase adulta, las plantillas impiden la estructuración temporal, pero no corrigen. De ahí que haya que actuar de forma temprana previniendo y realizando un seguimiento adecuado.

Fisioterapia

La fisioterapia dentro de un trabajo llevado a cabo por un equipo multidisciplinar también será útil, pero se ha de combinar con el trabajo de las plantillas para que realmente sea eficiente.

Y es que, al apoyar más la parte interna de la pierna, sobre todo la tibial posterior, se crea una tendencia a sufrir tendinitis, padecer dolores en la zona dorsal, etc.

El fisioterapeuta es el experto que se encarga de desinflamar y reducir las tensiones que caen en la parte tibial posterior. Así, se rebaja el dolor, se potencia la musculatura y se crea una zona elástica y fuerte que facilita el soporte de la elevación por las plantillas con que se combina.

Cirugía

Es la fórmula más drástica e invasiva. Sin embargo, en casos extremos, en esos en los que todas las opciones ya nombradas no permiten una mejoría sensible que aumente la calidad de vida del paciente, se debe optar por esta posibilidad. Ya sabes qué son los pies planos y cómo trabajar para la mejora. Ahora, ven a tu clínica podológica de confianza para que realicemos un diagnóstico y podamos comenzar las mejoras cuanto antes.

CLINICA PODOLOGICA HERMOSILLA PODOGRANDE

Calle de Hermosilla, 108

28009 Madrid

www.podogrande.com

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad