Carrito de la compra

No hay productos en el carrito.

Qué es el pie zambo

¿Tienes un problema? Ponte en contacto con nosotros y pide presupuesto sin compromiso

Contacto

Qué es el pie zambo

Pie zambo es como se conoce de forma popular a la enfermedad o anomalía llamada pie equino varo. A continuación, vamos a conocer un poco mejor esta acepción para que todo quien lea este interesante artículo sepa cuáles son sus síntomas, sus tratamientos, etc.

El pie zambo

El pie zambo o pie equino varo es una anomalía que aparece al momento de nacer, por lo que se llama congénita. El pie del bebé presentará una posición torcida, ya que los tejidos encargados de conectar los músculos al hueso, los llamados tendones, son más cortos de lo necesario. 

Este defecto es un problema aislado para un recién nacido que, por otro lado, no irá asociado a otras afecciones. 

Existen diversos grados de afectación, pues puede ser muy leve y apenas perceptible, o bien grave, y que afecte de manera más notable al niño. En cualquier caso, dependiendo del nivel, causará problemas al caminar de forma normal, de ahí que deba ser tratado de forma inmediata tras el nacimiento. 

Es común, en cualquier caso, que los médicos y los podólogos puedan corregir con éxito este tipo de pies sin necesidad de llegar a la cirugía, aunque a veces no queda más remedio. 

Los síntomas

Veamos cómo podemos saber si nuestro pequeño sufre pie zambo: 

  • La parte superior del pie está doblada. Lo hace hacia adentro, y también hacia abajo, lo que hace que el arco sea mayor, girando el talón también hacia adentro. 
  • Es probable que veamos el pie torcido, como si estuviera del revés.
  • La pierna puede parecer y ser ligeramente más corta. 
  • Los músculos en la zona de la pantorrilla están subdesarrollados.
  • No es un problema que cause dolor al afectado.

Las consultas y las causas 

Lo dicho. este pie zambo no causa molesta o dolor. En cualquier caso, conviene consultar con el doctor si el problema pasa desapercibido, aunque no es lo habitual, ya que es algo que se observa ya durante el nacimiento. 

El médico será la persona que asesore en este caso, para que sea un especialista y un podólogo los que formen equipo multidisciplinar para encontrar la mejor solución y hacer que huesos y músculos recuperen su posición natural

En cualquier caso, hay que estar muy pendientes de los factores de riesgo que entran en juego, aunque la causa clave es desconocida, aunque se cree que podría ser una combinación de genética relacionada con el entorno. 

Dicho esto, entre los factores de riesgo que hay que remarcar, destacarán los siguientes:

Antecedentes familiares 

Alguno de los padres puede haber sufrido pie equino varo, lo que aumenta las posibilidades de que también el niño lo tenga al nacer. 

Enfermedades congénitas

En ciertos casos, el pie zambo se asocia a algunas anomalías esqueléticas que aparecen durante el nacimiento, de ahí que se consideren congénitas. Debemos destacar algunos trastornos como la espina bífida, que aparece cuando la médula espinal y la columna vertebral no se han desarrollado de forma adecuada o no cierran como deben. 

El entorno

El entorno durante el embarazo también puede favorecer que aparezcan trastornos durante el nacimiento, como el pie zambo.

Líquido amniótico insuficiente a lo largo del embarazo

Es el líquido que rodea al bebé mientras está en el útero. Si es demasiado poco, la salud del pequeño peligra, pudiendo provocar problemas como el pie equino varo. 

Las complicaciones

Generalmente, hay ciertos elementos que pueden complicar un pie zambo, aunque los problemas no se presentan hasta que el niño comienza andar. Sin embargo, cuando arranca la fase de movimiento, podemos observar que: 

  • El movimiento es menos flexible, sobre todo en el pie afectado.
  • La longitud de la pierna afectada es ligeramente más corta.
  • La talla del calzado en el pie afectado es entre una talla y media talla menor. 
  • El tamaño de la pantorrilla también es menor.  

Y, además, entre los problemas graves que puede aparejar encontramos estos: 

  • Artritis. Es una probabilidad.
  • Baja autoestima. El aspecto del pie rebaja la imagen corporal positiva del niño. 
  • Incapacidad para caminar. La torsión del tobillo no es adecuada. 
  • Problemas de ajustes para caminar. Impiden el crecimiento natural de los músculos de la zona. 

La prevención

¿Qué podemos hacer para prevenir estos problemas? No se sabe la causa exacta del problema, pero se aconseja durante el embarazo: 

  • No fumar ni exponerse al humo de tabaco. 
  • No beber alcohol. 
  • No tomar medicación no recomendada por el médico. 

Ya sabes qué es el pie zambo, qué posibilidades de tratamiento ofrece y qué puedes hacer para mejorarlo. Si te podemos ayudar, no tardes en ponerte en contacto con nuestros expertos.

CLINICA PODOLOGICA HERMOSILLA PODOGRANDE

Calle de Hermosilla, 108

28009 Madrid

www.podogrande.com