Carrito de la compra

No hay productos en el carrito.

!Esas bailarinas acabaron dándome mucho dolor en los pies!

¿Tienes un problema? Ponte en contacto con nosotros y pide presupuesto sin compromiso

Contacto

!Esas bailarinas acabaron dándome mucho dolor en los pies!

la foto 1-5la foto 3-2 Hace unos días me compré estas bailarinas para llevarlas al Seminario Internacional de Podología en Zaragoza, bien pues como dicen «en casa del herrero cuchillo de palo» me las puse desde las 9:00 de la mañana hasta las 9:00 de la noche!, acabé con los pies destrozados y con mucho dolor en los pies!!! Pensaba «como son nuevos tendrán que ceder», pues no!, acabé con los dedos hinchados! Siempre le digo a mis pacientes que los zapatos nuevos no deben ponérselos para estar todo el día con ellos y ya pude comprobar cuanta razón tengo! Si compráis unos zapatos nuevos es importante que los vayáis usando poco a poco hasta que el calzado se adapte al pié, no el pié al calzado, el calzado estrecho puede ocasionar Uñas Clavadas, Dedos en garra, Juanetes, Hiperqueratosis, entre otras patologías. Si tiene mucho tacón puede acabar dando metatarsalgias y Juanetes, y si es muy plano puede acabar dando la temida Fascitis. El calzado tiene que adaptarse por completo al pié, tener entre 3 y 4cm de tacón, en la zona de antepié debe tener una ligera curvatura de despegue, no debe retorcerse como una bayeta, ni doblarse por completo, nuestro puente debe tener una sujeción. Si son de materiales transpirables evitaremos los temidos Hongos, la humedad y los olores desagradables. El calzado acordonado es mejor porque los cordones permiten la adaptación del calzado a los cambios de volumen de nuestro pié, aunque no lo notemos nuestro pie va cambiando de volumen a lo largo del día con la actividad por ello se recomienda comprar el calzado al final del día para que sea realmente nuestra medida. A las mujeres nos cuesta más seguir esta serie de consejos pero si ya tenemos alguna patología debemos tener en cuenta que el calzado es una parte muy importante de nuestra vida diaria ya que caminamos con ellos todo el día y sin darnos cuenta pueden ocasionar grandes cambios en nuestra forma de pisar y en la morfología de nuestro pié.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *