Carrito de la compra

No hay productos en el carrito.

El podólogo y las urgencias

¿Tienes un problema? Ponte en contacto con nosotros y pide presupuesto sin compromiso

Contacto

El podólogo y las urgencias

No suele ser el caso más común, pero existe relación entre el podólogo y las urgencias. Ahora bien, sí que puede hacer falta en muchas ocasiones cuando se trata de lesiones en el pie.

Podemos hablar de podólogos requeridos en urgencias en dos vertientes diferentes. O bien la clínica podológica que ofrece este servicio durante las 24 horas del día, o bien cuando hablamos de urgencias en un hospital, ya sea público o privado.

Descubre la relación entre el podólogo y las urgencias

Vamos a ver cuándo se dan las urgencias podológicas según los casos diversos que se pueden dar:

  • Urgencias hospitalarias: nadie está libre de tener una lesión. En caso de que tengas que acudir a un hospital para recibir atención médica, es posible que te tengan que derivar al podólogo de urgencias si lo hay para que atienda tu problema. Esto, como hemos comentado, se aplica para centros públicos y privados sin distinción.
  • Urgencias clínicas: muchas clínicas podológicas cuentan con servicio de urgencias 24 horas los 365 días de año. En este caso, tendrás que llamar a tu clínica de confianza para que preparen todo y te atiendan según tus necesidades.
  • Urgencias en el domicilio propio: no es tan común, pero también sucede, pues el podólogo se puede desplazar al domicilio del paciente con problemas de movilidad.

Cuándo acudir a un podólogo de urgencias

¿Cuándo hay que acudir a un podólogo de urgencias? Por fortuna, no es de los profesionales que más urgencias han de tratar, pero siempre hay ocasiones en que son necesarios. Por ejemplo:

  1. Terapia que no puede esperar. Generalmente, se diseña un horario y una agenda, pero a veces pueden surgir problemas que hacen que se deban producir excepciones.
  2. Lesiones. Sin duda, es el motivo más común por el que se va de urgencias al podólogo. Si durante una práctica deportiva, por ejemplo, se ha producido una lesión, lo mejor es acudir cuanto antes al profesional para poner en marcha el tratamiento a poco tardar.
  3. Dolores. Es posible que un paciente sufra un dolor determinado que no le permite hacer vida normal y le resulta extremadamente molesto. Entonces, conviene no esperar, no actuar por propia cuenta y riesgo y acudir al profesional para que ponga en marcha el protocolo y el tratamiento adecuado.

Cómo es el servicio de urgencias de podología

¿Qué características suele tener un servicio de urgencias de podología? Básicamente encontramos tres puntos clave que son los más importantes, aunque no los únicos. Los destacamos:

  • Atención personalizada: es decir, conviene que el profesional conozca bien al paciente para poder darle la atención personalizada que necesita dependiendo de su historial médico, sus afecciones previas y sus necesidades concretas a tenor de la fisiología y tratamiento previo.
  • Experiencia: es clave que el podólogo tenga experiencia contrastada en tratar de urgencia a sus pacientes. No es lo mismo la comodidad de una consulta o dar consejos que ‘atacar’ un problema urgente que exige soluciones adecuadas en el mismo momento en el que se produce.
  • Servicio a domicilio: como hemos comprobado, en muchos casos, el servicio de urgencia podológica se ha de hacer a domicilio, pues, como es obvio, el paciente tiene un problema grave y eso dificulta su traslado hasta un hospital o una clínica. En esos momentos, será el profesional el que marche hasta el lugar de la incidencia para hacer el tratamiento correcto.

Cómo proceder ante una urgencia

El primer paso, como es obvio, será contactar con la clínica podológica de confianza. Para ello, la fórmula más rápida es llamar por teléfono. Generalmente se habilitan números móviles que permiten que el profesional se desplace con mayor autonomía.

En segundo lugar, conviene explicar con el mayor lujo de detalles cuál es la situación concreta. Esto facilitará que el podólogo se haga una idea somera de lo que sucede y de lo que puede necesitar.

Una vez se ha realizado la consulta con el podólogo de urgencias 24 horas, habrá que esperar a que el profesional llegue. Mientras tanto, conviene seguir las instrucciones que haya dado para que el paciente se encuentre mejor hasta que el profesional pueda observar en primera persona la situación mientras toma decisiones y arranca con el tratamiento.

La relación entre el podólogo y las urgencias es íntima, pues es común que, dado que somos profesionales pertenecientes al área de Ciencias de la Salud, hemos de cuidar del bienestar de nuestros pacientes. En cualquier caso, no olvides que, si quieres saber más, puedes consultar con nuestros especialistas para que te pongan al día en cuestión de servicios y tratamientos que ofrecemos. Queremos cuidar de ti y de los tuyos para que cada día os sintáis todos un poquito mejor.

Sea como fuere, ahora que sabes cuándo acudir a la clínica podológica, recuerda que nos puedes contactar para resolver cualquier duda que te asalte. Nuestro equipo experto encontrará la mejor solución a tu caso concreto.